Durante nuestra estancia en Barcelona no quisimos perder la oportunidad de conocer en persona a Joakim Vivas, asesor de emprendedores y consultor de marketing online. En un contexto como el que vivimos, en el que la figura del emprendedor está en boca de muchos como alternativa laboral o futura solución a la crisis, tenemos muchos temas que tratar.

jvivas

Empecemos por tu propia faceta como emprendedor ¿Qué te llevó a empezar en el sector del asesoramiento a emprendedores?

Básicamente, después de estudiar informática, empecé con trabajos muy frikis, picando teclas. Fui evolucionando en distintos trabajos, pero siempre tuve una vida paralela participando en distintas organizaciones de emprendedores, al principio como hobby.

Empecé a involucrarme más con este sector en 2007, con la llegada de Facebook a España. Esto me permitió conocer más gente y más eventos como debates, congresos, jornadas de coworking… Empecé a transformar mi hobby en una actividad que quería desarrollar tanto profesional como personalmente, ya que este es un mundo que me apasiona. Desde entonces estoy batallando en este sector,  haciendo lo que se puede.

Has mencionado las redes sociales como fuente de posible negocio (networking, coworking…). ¿Crees que alguien que empieza desde cero, sin una cartera de clientes, podría establecer una red de contactos profesional a través de este canal?

Otra de mis facetas es la de profesor en business schools. En concreto imparto una asignatura sobre Linkedin y siempre comento a los alumnos que esta red social me abrió muchas puertas junto con Twitter. Pude llegar a gente a la que a lo mejor en persona no me habría acercado. Aun así, no hay que perder de vista lo real detrás de nuestro perfil virtual. Creo que en las redes sociales el mundo real y el virtual se han encontrado.

Antes, con redes sociales más antiguas (Wikipedia, foros…), cuando empezábamos a interactuar con otras personas a través de internet, podías crearte una imagen importante en el mundo online y pasar totalmente desapercibido en la vida real. Sin embargo, creo que las redes sociales modernas han venido a demostrar que nuestra vida online debe ser acorde a la offline.

Pregunta cliché para alguien como tú ¿El emprendedor nace? ¿O se hace?

Yo creo que las dos cosas. Una persona puede nacer con facilidades comunicativas y saber hablar muy bien, pero otro puede poner mucho empeño y llegar a ser un buen comunicador también.

En mi caso, cuando era pequeño no era una persona precisamente lanzada. Poco a poco le he ido dando la vuelta, aunque todavía me cuesta. Dedicarme profesionalmente a este sector desde luego ha ayudado ya que, por dar ejemplo, me he tenido que lanzar sin ningún problema. Yo creo que ser emprendedor es un talento, pero uno no tiene por qué nacer así. Las habilidades personales que se pueden trabajar, como la perseverancia, también influyen en gran medida.

Podemos ver en tu web uno de los pilares del asesoramiento que ofreces, el Design Thinking. En pocas palabras ¿Qué significa este término y cómo lo aplicas?

Tengo que decir que desde hace 4 o 5 años, hay algo que intento hacer con los emprendedores o pequeñas empresas con las que trabajo. Básicamente es dibujar visualmente su business plan, las ideas que me están transmitiendo. De esta forma tanto ellos como yo podríamos tenerlo presente, sin llegar a obsesionarnos como con el propio business, que tiene información densa y muchas páginas.

Sinceramente, no sabía que eso se llamaba Design Thinking hasta hará un par de años, cuando  una de las profesoras del master para emprendedores de la universidad de Mataró me enseñó esta terminología. Desde entonces he ido investigando mucho más, ya que descubrí que el hecho de pasar esas letras a dibujos era un facilitador, extremo podríamos decir, de la capacidad para relacionar todos nuestros trabajos, objetivos y tareas. Además, el papel permite que dobles ese dibujo de tu business plan para poder llevarlo siempre contigo.

Web_Joakim_Vivas

Otro de tus bloques de servicios es el del marketing online. ¿Cómo ves al emprendedor español en este campo? ¿Está preparado o lo tiene como asignatura pendiente?

Yo creo que la nueva generación de emprendedores todavía no está preparada en términos de social media, aunque esto no significa que no lo sepan usar. Constantemente estoy en contacto con emprendedores con capacidades muy altas, pero que tienen un gran desconocimiento del sector digital. Muchos de ellos emprenden en este sector digital porque saben que tienen que hacerlo ahí y no abrir una tienda física, por ejemplo.

Conozco a varios emprendedores que no consiguieron salir adelante, en parte por desconocimiento. Aún estamos aplicando la mentalidad anterior, aunque sean nuevos emprendedores. Hace falta cambiar el chip y para ello hace falta confiar en agencias con talento joven. Muchas grandes agencias utilizan las redes sociales exclusivamente como community manager, a pesar de las muchas más ventajas que ofrecen. El social media puede hoy en día poner nuestro negocio de internet pero también borrarlo de la red.

Hablando ya en términos más generales. ¿Cuál es para ti el punto débil del emprendedor en España? ¿Y su punto fuerte?

El punto fuerte, para mí, es el talento. Cada vez veo más personas con ilusión, amigos o conocidos, que están haciendo grandes cosas. Tenemos personas con gran capacidad para trabajar, que se están marchando (que es una pena).

Sin embargo creo que este punto fuerte también es el punto débil. Creo que estamos acostumbrados a que debemos trabajar para una empresa y no crear la nuestra. Tenemos mucha capacidad para trabajar, pero no para ser gerentes.

¿Mucha capacidad pero poco ímpetu?

También, sobre todo en la parte de organización. Tenemos personas con conocimientos muy específicos, poco generalistas. Un emprendedor tiene que tener conocimientos  generales de finanzas, recursos humanos, marketing…

Creo que es aquí donde fallamos. Por una parte tenemos personas con gran talento que están yéndose del país y por otra, los que se quedan funcionan a distintas revoluciones. Por una parte están los emprendedores más jóvenes y muy capacitados con un ritmo muy alto y por otra la generación anterior (los que tienen 40 o 50 años),  que son los que hasta ahora van sacando adelante el país (ya vemos cómo va) y que, digamos, no ceden el paso a la siguiente generación.

Parece que la sociedad y las instituciones coinciden en que la figura del emprendedor supone uno de los pilares para la recuperación económica. ¿Cuál es tu opinión al respecto?

Creo que la figura del emprendedor es necesaria, pero no a cualquier precio. Ahora las instituciones públicas se han propuesto fomentar la creación de empresas; por ejemplo aquí en Cataluña, hará un par de años, a través del proyecto “Catalunya Emprèn” se pretendían crear más de 100.000. Hace dos semanas fui a una conferencia para enterarme de cómo iba el proyecto y se había reducido la propuesta a 200 empresas. Ha habido una “pequeña pérdida”, pero no es eso lo llamativo, sino los índices de fracaso que tienen estas empresas (en torno al 90%).

Da igual crear una gran empresa que genera mucho empleo o muchas pequeñas que igualen esa oferta laboral, ambas fórmulas son correctas. El caso es hacerlo bien. Ahora mismo esa necesidad de crear emprendedores está arruinando a mucha gente. Sí es cierto que en la mentalidad anglosajona no se ve mal el fracaso, pero si somos realistas, aquí, fracasar cuesta muy caro.

Y en la práctica ¿El emprendedor español tiene oportunidades en una situación como la que vivimos?

Creo que oportunidades las hay. Conozco varios proyectos de amigos o conocidos que apuntan muy alto. De hecho pienso que esto es así aquí y en el pueblo más pequeño de cualquier país poco desarrollado. Oportunidades las hay, el caso es saber aprovecharlas, sacarlas adelante y sobre todo no tener pesos extra en nuestra “mochila de emprendedor”, como cargas o penalizaciones del gobierno. Por otra parte ahora mismo en España las cargas para emprender en Madrid, Bilbao o Barcelona son diferentes, lo que me parece un gran error.

Hablando de oportunidades ¿Qué sectores ves como más prometedores en este momento?

Ahora mismo el sector digital podríamos decir que no es una oportunidad nueva, sino más bien desde después de la crisis de las .com. Otro sector interesante es también el del consumo colaborativo, no solo por el hecho de la oportunidad económica, sino también por lo que se devuelve a la sociedad. En una situación de crisis es necesario invertir en proyectos que devuelvan parte a la sociedad de una u otra manera.

Por otra parte hay que pensar que hay oportunidades, pero no todos tenemos por qué ir a por la misma. Por ejemplo, el crowdfunding, que no deja de ser otro negocio. Si no me equivoco en España hay más de 50 plataformas de crowdfunding, de las cuales me atrevo a decir que dentro de un año aproximadamente sobrevivirán  10. Hay que fijarse muy bien dónde estamos emprendiendo y pensar en negocios que vayan a sobrevivir en el largo plazo. El sector digital en general va a ser un sector con vida en el largo plazo, teniendo en cuenta todas las implicaciones que tiene.

También, por ejemplo aquí en Barcelona, hay una oportunidad en darle la vuelta al sector turístico. Un alto porcentaje de la economía en esta ciudad depende directamente del turismo y por eso mismo debemos innovar. Aún estamos creando las mismas agencias que van hacia el turismo masivo, cuando deberíamos tener en cuenta también el turismo responsable.

Tweet_Joakim

Y la nueva ley de emprendedores ¿Ayudará realmente a que más gente consiga empezar su negocio? ¿O es una medida incompleta?

Yo creo al 50%. Creo que ayudará seguro, porque han hecho cambios que mejoran las condiciones para emprender en España. Pero también creo que, al igual que la reforma educativa, es una ley incompleta. Creo que las leyes deberían tomarse por consenso, para que salieran completas, no al 50, 60 o 99 por ciento.

Hubiera preferido que en esta ley se hubiera contado más con los emprendedores (con la mayoría de emprendedores, porque sí se consultó a algunos, pero podríamos decir que todos iban con su pin y su banderita azul). Habría que tomar en serio que esta es una ley que va a vivir más allá de este gobierno, como la reforma laboral que lleva en marcha años y aún no ha dado frutos, sino todo lo contrario. Sería conveniente tener esto en cuenta para que siguientes gobiernos pudieran seguir trabajando con esta ley.

Para terminar, nos gustaría escuchar el consejo de un auténtico asesor de emprendedores ¿Qué recomiendas a esas personas que en la actualidad se plantean comenzar un negocio?

Ahora mismo estoy ayudando a 2 emprendedores que han salido de una incubadora de negocios. Uno de ellos tenía mucho miedo a emprender. Lo que yo le digo siempre es que el miedo lo tiene que ir superando, porque emprender no es fácil. Tiene que tener mucho apoyo, no solo técnico, sino también familiar, que para mí es primordial.

Por último, emprender no tiene por qué significar que mañana estés ganando dinero. Tiene que tener en mente esa dificultad, para poder desenvolverse en un escenario real. Además, no hay que perder de vista que en el momento de emprender se cambia parte de la nómina que pudiéramos tener antes por sonrisas. En el fondo, poder hacer algo con lo que siempre has soñado no tiene precio.