El CPA, conocido como coste por acción o coste por adquisición, es el importe que Google Ads te cobra por cada acción que realiza un consumidor en tu campaña.

Para utilizar en tus campañas el CPA, primero debes configurar un CPA objetivo, es decir, debes asignar el importe medio que estarías dispuesto a pagar por una conversión.

Tras haber configurado el CPA objetivo, puedes empezar a utilizar este tipo de puja en tu campaña, la cual utilizará datos de seguimiento de conversiones para evitar clicks poco rentables en tus anuncios e intentar obtener más conversiones por un coste inferior.

La estrategia de puja de CPA objetivo, concretamente, es una estrategia de smart bidding que utiliza el aprendizaje automático para optimizar las pujas.