El embudo de conversión hace referencia al proceso o camino que sigue un usuario que ha entrado en una página web, interactúa en ella de una determinada manera y acaba realizando un evento concreto (Por ejemplo, enviar un formulario). El embudo de conversión puede tener más o menos fases, depende de la interacción del usuario y de la conversión que busques conseguir, pero suele haber 3 fases generales:

  • Adquisición: Consiste en la atracción de los usuarios a tu web por medio de cualquier estrategia de visibilidad (SEO, RR.SS. SEM, etc)
  • Interés y deseo: En esta fase del embudo, el usuario empieza a tener interés en el producto o servicio que ofreces y para generar confianza en el usuario, debes crear un entorno favorable para que llegue a la siguiente fase.
  • Conversión: Este es el punto final, donde el usuario ha añadido el producto o servicio de interés al carrito y finaliza la compra, o en otro caso, ha rellenado y enviado un formulario de contacto.

La clave del embudo de conversiones, tenga las fases que tenga, es que nos permite identificar en qué fase del embudo suele abandonar la página el usuario. Identificar estos puntos débiles, te ayudará a optimizar tus conversiones.