Los productos variables son aquellos tipos de productos que permiten hacer variaciones en base a un atributo del producto. 

El ejemplo más fácil de entender es el de la ropa. Una camiseta que tiene dos atributos, color y talla. En este caso las variaciones serían el color: blanco, negro rojo y la talla: l, m, s.