La moda del selfie lleva ya entre nosotros más de 4 años. Y no es casualidad, el que más y el que menos, se ha hecho un selfie ya sea de cañas con los amigos o haciendo turismo veraniego.

Pues dentro de poco hacerte una foto a ti mismo servirá para algo más que inundar tus redes sociales. Podrás ni más ni menos, que pagar las cuentas del restaurante o hacer una trasferencia bancaria.

Mastercard, que presentó la idea en la “Mobile World Congress” de Barcelona, ya está probando esta tecnología conocida como selfie pay.

Se basa en el reconocimiento facial del usuario, que para confirmar cualquier operación deberá hacerse un selfie, eliminando así el uso de contraseñas. Además para evitar fraudes el usuario tendrá que parpadear una vez, y se comprobará su ritmo cardíaco.
Como alternativa, los usuarios podrán usar un reconocimiento de huella dactilar. Todo esto porque según el departamento de seguridad de MasterCard «Los consumidores odian las contraseñas»

Según la compañía podremos hacer compras “con la cara” antes de que termine 2016.