Aunque parece que no terminan de despegar, cada vez vemos más muñecas con un smartwatch. Es por eso que muchas marcas relacionadas con el mundo de la tecnología están desarrollando o ya han desarrollado su propio modelo.

Pero ¿cuándo se diseña el primer smartwatch? Parece mentira, pero es en  la década de los ochenta, cuando la empresa japonesa “Seiko” desarrolla su tecnología de pulso. En 1982 lanzaron un reloj que podía almacenar 24 caracteres y dos años más tarde sacaron adelante el D409, convirtiéndose en el primer modelo con capacidad de ingreso de información y datos. Paralelamente, Casio sacó al mercado sus relojes con calculadora.

Tras muchos  proyectos fallidos, no es hasta 2012 donde realmente nacen los primeros relojes inteligentes. El smartwatch pionero fue el “Pebble”, que mediante un proyecto de crowdfunding  consiguió salir adelante.

Está claro que la función fundamental de los smartwatch es marcar la hora, pero ¿qué podemos hacer con estos relojes inteligentes?:

-Muro de notificaciones de tu Smartphone. Podemos visualizar y contestar todos los mensajes y alertas que llegan a nuestro móvil sin necesidad de sacarlo del bolsillo.

Muñeca DJ set. Te permite controlar la música de tu teléfono móvil ya sean playlist personalizadas o la propia aplicación de spotify.

Salud y bienestar. Te controla la actividad física diaria, las pulsaciones, el recorrido que has hecho e incluso algunos modelos te lanzan mensajes motivadores.

Manos libres. Sin duda lo más cómodo de los smartwatch es poder twittear, contestar al whatsapp o que te guíe a una dirección específica a través de la voz.

Juegos y aplicaciones. Cada vez estos dispositivos disfrutan de más y más aplicaciones. El caso más llamativo e innovador es la app “Tasker”, una aplicación que te permite controlar las luces de tu casa o abrir y cerrar la puerta del garaje. Por supuesto también puedes disfrutar de grandes clásicos como el PAC-MAN o el OTHELLO.

A día de hoy los smartwatch tienen un gran futuro por delante, si se ha conseguido encender y apagar luces con el reloj, ¿qué podremos ver en unos años?